r01010010

Archive for 30 abril 2011|Monthly archive page

Ernesto Sabato “Las utopías son las futuras realidades”

In Biografía on abril 30, 2011 at 9:04 pm

Cuando calló en mis manos un libro de Ernesto Sabato por primera vez a mi ni me sonaba el nombre del autor, y eso que ya contaba con 25 primaveras. Se titulaba “El túnel” y es simplemente una novela. Como casi todas las tardes salí del metro después de trabajar y entré al Moore’s donde trabajaba Alice, me puso mi café y le pedí algo para leer. A mi no es que me guste el ejercicio de leer en sí, me da una pereza enorme de hecho, no se si por falta de intelecto o de formación, pero en ese momento lo preferí a contemplar las musarañas mientras esperaba a que terminara mi amiga francesa. Ernesto Sabato captura como pocos lo hacen, para mi está a la altura de Flaubert, por ejemplo. Su lenguaje me cautivó y yo sentía placer leyendo, lo cual es extremadamente inusual en mi. “Esto debe ser  literatura” pensaba, y me preguntaba por qué demonios ese escritor no era conocido, si es que yo tenía mal gusto o no entendía de letras y por qué no existían más libros como ese, que no me costaba leer sino que suponía una degustación orgásmica de palabras para mi. Debo reconocer que el protagonista de “El túnel” es casi yo, un misántropo obsesivo, y eso ayudaba. Los pensamientos del hombre podían ser perfectamente los míos pero exquisitamente expresados.

No me gustan los argentinos, nada personal, no me atrae su acento, pero si tanta verborrea y psicología barata pare de vez en cuando un Borges o un Sabato, está más que justificada. Pues la historia no acaba ahí, el escritor de tal novela, era además, un pensador y revolucionario cuyo libro “El túnel” apenas tenía relevancia en su obra. Al final descubrí que Sabato es un clásico pero entre los entendidos, no se muy bien por qué solo dentro de este grupo, y no sale a pasear a la calle. La noticia de su muerte, (a los 99 años) me alegra por este lado, pasará como con Miguel Hernandez espero, y aparecerán como setas ediciones especiales de sus obras en todos los escaparates.

Sabato defendió el “pensar a lo grande”, el “sentir a lo grande sin complejos”, defendió (no soportaba vivir sin hacerlo) la conciencia y el compromiso social, en eso, también es como yo. Yo me siento sola muchas veces debido a esto, el compromiso hoy en día está visto como freakismo. Gracias Ernesto por hacerme sentir cómoda a pesar del pasivo rechazo social que supone querer vivir a lo grande y no conformarse con cualquier cosa, es lo mínimo que una vida tan efímera como la nuestra merece, ¿no?.

España bajo el influjo de “el efecto espectador”

In Reflexiones Teóricas on abril 26, 2011 at 11:04 pm

Wikipedia:

“El efecto espectador es un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo.

La explicación más común de este fenómeno es que, con otros presentes, los observadores asumen que otro intervendrá y todos se abstienen de hacerlo. El grupo hace que se difumine la responsabilidad. La gente puede también asumir que habrá alguien más preparado para ayudar como un médico o un policía y su intervención puede ser innecesaria. La gente puede tener también temor de ser avergonzados delante de las personas presentes al ser reemplazado por un ayudante “superior”, o de ofrecer una ayuda no solicitada. Otra explicación puede ser que los espectadores monitorean las reacciones de otras personas en una situación de emergencia para determinar si piensan que es necesario intervenir. Dado que los demás están haciendo exactamente lo mismo, la gente concluye de las reacciones de los demás que la ayuda es innecesaria, en lo que puede ser un ejemplo de ignorancia colectiva.

Una persona puede contrarrestar el efecto espectador dirigiéndose a una persona en concreto de la multitud en lugar de apelar a la gente en general. Esto coloca toda la responsabilidad en una persona concreta en lugar de dejar que se difumine. Esto sirve también para superar la ignorancia colectiva, ya que la gente al ver que alguien se acerca a ayudar tomará conciencia real de la situación.”

Ayer se formó una larga cola para salir de RENFE, resulta que la primera persona no sabía que la puerta se abría solo con acercarse a ella, no calló en ello y asumió que alguien debía abrirla, la gente ya buscaba otras vías de escape cuando una responsable se acercó para recordar que bastaba con acercarse para salir. La crisis… ¿ha dejado a España bajo el efecto espectador?. Es una pregunta retórica.

El extraño amor que desprenden algunas formas

In Biografía on abril 26, 2011 at 6:14 pm

Hoy, visionando una reproducción de una obra de Sorolla me asaltó este pensamiento: ¿tienen amor las formas?, ¿tiene amor la luz?, ¿los colores?, ¿la musica?… asumiendo que todo es reducible a una sintesis matemática, ¿será la perfecta ecuación amor?. ¿Qué es lo que me acoge, calma y consuela de tal visión?, ¿por qué siento pertenecer a tal escena ideal más que a la propia realidad?, la forma en que parece construida la persiana de bambú, ¿es amor?

Sobre el equilibrio entre el mundo y la vida

In Reflexiones Teóricas on abril 8, 2011 at 6:38 pm

Hay quien asegura en una especie de alarde de sapiencia que lo verdaderamente importante sucede a escasos centímetros de uno, que nuestra influencia solo alcanza a los que tenemos a mano, en el día a día, que ellos prefieren cambiar la vida a cambiar el mundo… y se quedan tan anchos. Se basan, imagino, en la experiencia de nuestra historia reciente, donde sistemas como el comunismo, que implicaban una extrema conciencia social fracasara, o quizás, justamente la demonización por el sistema imperante hoy en occidente de justamente la conciencia social y común. ¡Pues qué poco saben de ambas cosas!, ¡qué mal entienden el carácter vinculante! ¡Qué poco saben de inspiración, de química, de conciencia social, del efecto mariposa y de globalización!, ¡que mal entienden el mundo y la vida!. Qué tristes tiempos en los que está de moda desentenderse del mundo y la tendencia es implicarse en él! (hay que saber diferenciar entre tendencia y moda, claro está), en tres o cuatro años, auguro, esta actitud habrá cambiado radicalmente. Mientras tanto pienso y me pregunto ¿acaso no ves que una decisión tomada en el parlamento europeo o en una de esas reuniones secretas y paradisiacas entre lobbys está traduciéndose en una jornada laboral esclavista, por poner un ejemplo evidente, que a su vez se traduce en la falta de tiempo y finalmente en un hijo desatendido que acaba de insultarte y te guardará rencor, aun sin saberlo, hasta después de tu muerte?. El mundo y la vida es un todo, y quien se olvida de cualquiera de ellos fracasa, son indivisibles, son las partes esenciales de un mismo sistema, y lo que se arroja a uno salpica al otro, y viceversa, en un flujo infinito y sumatorio. Desentenderse de uno es condenar al otro. El mundo al fin y al cabo, es la “macro vida”, la “macro sociedad”, como la familia es la micro, pero todo está irremediablemente conectado y cualquier pequeño cambio en cualquiera de los niveles, puede tener consecuencias impredecibles en los demás. Desentenderse del mundo, es no ver que tu vida se desarrolla en él, es ser como un pez que apenas se entera de la magnitud del inmenso océano por donde está pasando, es caminar por un gigantesco centro comercial a oscuras con apenas un mechero para iluminar los pasos, ¿te importaría encender las luces?.