r01010010

Sobre el equilibrio entre el mundo y la vida

In Reflexiones Teóricas on abril 8, 2011 at 6:38 pm

Hay quien asegura en una especie de alarde de sapiencia que lo verdaderamente importante sucede a escasos centímetros de uno, que nuestra influencia solo alcanza a los que tenemos a mano, en el día a día, que ellos prefieren cambiar la vida a cambiar el mundo… y se quedan tan anchos. Se basan, imagino, en la experiencia de nuestra historia reciente, donde sistemas como el comunismo, que implicaban una extrema conciencia social fracasara, o quizás, justamente la demonización por el sistema imperante hoy en occidente de justamente la conciencia social y común. ¡Pues qué poco saben de ambas cosas!, ¡qué mal entienden el carácter vinculante! ¡Qué poco saben de inspiración, de química, de conciencia social, del efecto mariposa y de globalización!, ¡que mal entienden el mundo y la vida!. Qué tristes tiempos en los que está de moda desentenderse del mundo y la tendencia es implicarse en él! (hay que saber diferenciar entre tendencia y moda, claro está), en tres o cuatro años, auguro, esta actitud habrá cambiado radicalmente. Mientras tanto pienso y me pregunto ¿acaso no ves que una decisión tomada en el parlamento europeo o en una de esas reuniones secretas y paradisiacas entre lobbys está traduciéndose en una jornada laboral esclavista, por poner un ejemplo evidente, que a su vez se traduce en la falta de tiempo y finalmente en un hijo desatendido que acaba de insultarte y te guardará rencor, aun sin saberlo, hasta después de tu muerte?. El mundo y la vida es un todo, y quien se olvida de cualquiera de ellos fracasa, son indivisibles, son las partes esenciales de un mismo sistema, y lo que se arroja a uno salpica al otro, y viceversa, en un flujo infinito y sumatorio. Desentenderse de uno es condenar al otro. El mundo al fin y al cabo, es la “macro vida”, la “macro sociedad”, como la familia es la micro, pero todo está irremediablemente conectado y cualquier pequeño cambio en cualquiera de los niveles, puede tener consecuencias impredecibles en los demás. Desentenderse del mundo, es no ver que tu vida se desarrolla en él, es ser como un pez que apenas se entera de la magnitud del inmenso océano por donde está pasando, es caminar por un gigantesco centro comercial a oscuras con apenas un mechero para iluminar los pasos, ¿te importaría encender las luces?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: